martes, 3 de febrero de 2009

JUAN CARLOS ALEMÁN: "Me enamoré de La Laguna, fue un amor a primera vista"



Juan Carlos Alemán es diputado regional del PSOE por Tenerife y vicepresidente del Parlamento de Canarias. Este hombre, de talante afable y que se considera ante todo un enseñante, ha ocupado los más altos cargos dentro del partido en Tenerife y en Canarias. Canarión de nacimiento, un día se vino a estudiar a La Laguna y se quedó prendado de esta ciudad, en la que reside desde entonces. Alemán tiene dos hijos y una nieta, Elena, con la que le gusta pasear por la calle La Carrera.

V. CABRERA Para quien no le conozca ¿quién es Juan Carlos Alemán?Si me miro al espejo veo a una persona de buen humor, que le gusta llevarse bien con todo el mundo, que defiende sus ideas hasta el final y no ha perdido ningún amigo por ello. Creo que esa es la concepción de la política. Se puede defender lo que uno piensa y llevarse bien con todo el mundo.

¿Cree que los demás ven la misma imagen que usted en el espejo?
Eso no lo puedo contestar, pero las consecuencias de esa imagen las vivo porque todo el mundo sabe que soy irreductible cuando creo en una cosa y, todo el mundo sabe que puedo ser un amigo leal. Yo siempre he sido así, fui así en el colegio, soy así en la política y voy a seguir siendo así después de la política, porque es una forma de ser.

¿Qué aficiones tiene?
Creo que le ha dado por las nuevas tecnologías...Me gustan mucho las nuevas tecnologías, la informática, todo lo ligado al campo de la imagen.También me gusta mucho la meteorología y ahora empiezo a entrar en el mundo de la obsesión de la música clásica. Estoy enamorado de Mozart. Es una evolución rara, porque yo no funcionaba así. Y me gusta mucho la agricultura; me dedico mucho a matar bichos, ¡qué hay una cantidad!

¿Y de dónde viene su afición por la meteorología ?
No sé y no tiene ninguna explicación, mas allá de la curiosidad por ver como se mueve la naturaleza.¿Y esa afición tardía a la música clásica? Hace no mucho tiempo me impactó el Réquiem de Mozart y por medio de Mozart he entrado en ese mundo, que noto que me está absorbiendo. No soy un entendido en música clásica, soy un aprendiz, pero noto que ese mundo cada vez me absorbe más. Debe ser un problema de edad (ríe).

Usted vino a estudiar a Tenerife y se quedó en la isla ¿Cuál fue la razón?
Me enamoré de La Laguna, fue un amor a primera vista. Cuando llegué y vi aquellas calles me quedé prendado.Si a eso le añade que conocí a mi actual mujer, que es de Tenerife, de Garachico. Eso no quiere decir que no me guste Gran Canaria, una isla que tiene unos encantos desconocidos, sobre todo en su parte central, pero yo me enamoré de La Laguna y me siento allí estupendamente.

¿Qué papel ha jugado su mujer en su vida, tanto en el aspecto personal como profesional?
Si no fuera por mi mujer no hubiera terminado los estudios. Cuando empecé a salir con mi mujer era un ser peludo que estudiaba poco y hacía mucha política y mi mujer me disciplinó absolutamente. También mi primer trabajo se lo debo a mi mujer y a partir de ahí debo decir que se lo debo casi todo, porque se ha ocupado de todo en estos años. Ahora yo me estoy integrando a mi vida familiar, pero si no hubiera sido por mi mujer en estos 32 años de casado hubiera sido imposible, o me hubiera dedicado a la política o me hubiera divorcido. Pero ya digo, universidad, primer empleo y el haberme podido mantener en la política se lo debo a ella.

¿Comparte su mujer su afición por la política?
No, mi mujer no se dedica a la política; mi mujer es una enseñante. Es directora de un centro público de enseñanza y le interesa la política como ciudadana, pero no participa en ella. ¿Y como ha afectado a su vida la llegada de su nieta?Estoy haciendo los disparates que no hacía con mis hijos. Con mi nieta me arrastro por el suelo, hago el monstruo, pongo caras que nadie conoce y le doy cosas para que juegue y rompa que si se las dan mis hijos los mato. Haces con tu nieta lo que no haces con tus hijos. Además creo que se parece al abuelo porque es una niña rubia, con ojos verdes?(ríe) Si, tiene mucho que ver con mi mujer, que es rubia y con ojos verdes, ñaunque siempre digo que es guapita como el abuelo (ríe). Es otra vida, es otra cosa. Yo oía eso, pero lo estoy viviendo. Ahora me apunto a ir pasear a mi nieta por la calle Carrera antes que a ir a la ejecutiva regional del PSOE, que es muy importante, pero ahora para mi pasear a mi nieta es muy importante.

¿Cómo fue su experiencia en la enseñanza?
He dado clases en prácticamente toda la isla. Los chicos dicen que no les iba mal. Yo daba clases de Historia; también presidí el Movimiento de Renovación Pedagógica, pero hubo un momento en que cambié la enseñanza por la política. No me arrepiento de haberlo hecho. Yo soy un enseñante dedicado a la política y nunca seré un político dedicado a la enseñanza, porque los políticos que se dedican a la enseñanza no me sirven, me sirven los enseñantes que se dedican a la política y yo me jubilaré como enseñante.

¿ Cómo ve la enseñanza pública actualmente?
Creo que estamos ante una crisis general, del sistema, de los valores y una desmoralización muy profunda de los docentes que tiene que ver con que la enseñanza no está teniendo, desde las instituciones, la importancia que se le tiene que dar.

¿Es cierto que es masón?
Sí, los masones no tenemos ningún problema en decir que lo somos, lo que si tenemos es la obligación de guardar el secreto de quienes lo son. Y no porque seamos una sociedad secreta, sino porque somos una sociedad discreta. Estoy en activo, otra cosa es que no asisto a las reuniones, porque mis actividades me lo impiden. El masón lo que busca es perfeccionarse él y servir a la sociedad mediante un ideario que se basa en la igualdad, la libertad y en la solidaridad entre los hombres. No hay política en la masonería, está prohibida.

2 comentarios:

Amahelarte dijo...

Fantástico blog...
críticas literarias por acá..
http://www.precioslibros.com
Saludos!

Ucuyaya dijo...

Q:.Hno:.
Felicitaciones por su semblante tan sereno, tan lleno de tolerancia.
Recibe un T:.A:.F:.
Penelope M:.M:.